Make your own free website on Tripod.com

 

Diccionario Botánico de Osaín                           

 

YEMAYÁ

La orisha Yemayá es la diosa del mar, fuente fundamental de la vida, la Naturaleza y la humanidad, por lo que sus fieles estiman que es la deidad que rige la maternidad universal, los procesos de fecundidad, fertilidad, abundancia, opulencia y proliferación. 

Es la madre de los orishas, de todo cuanto existe y se relaciona con los procesos creativos y productivos. Se dice que de ella nace el amor. Es muy respetada y venerada por sus fieles a quienes protege como hijos, pero también les exige. 

Se le admira, ama y teme porque se comenta que es milagrosa, misericordiosa, astuta, pero muy enérgica. Sus consejos son certeros. Sus castigos son duros y su cólera es terrible, pero justa. Es una de las preferidas de la Regla de Osha por ser diligente, conciliadora y comprensiva. 

De Oshún depende la conquista y el apareo; de Yemayá, la concepción, el embarazo y el parto. Muchos practicantes de la Osha opinan que Yemayá cela su creación al punto de sacrificarse por ella e interpretan que su sentido maternal llega al colmo de no reconocer los defectos o errores de lo que creó. Se cree que es la abogada por excelencia ya que puede encontrar el argumento para justificar en sus hijos lo injustificable. 

Se identifica con el color azul y el blanco. 

Su número es el 7

Día de la semana: Viernes o sábado. 

Se conoce en el sincretismo como la Virgen de Regla.

Simboliza la perfección, la laboriosidad, las ocupaciones subalternas, el mar, sus misterios, las profundidades del océano, el servicio, la salud, la eficiencia, los  animales domésticos.

Sus hijos se caracterizan por ser serviciales, analíticos, perfeccionistas, exigentes, ordenados, pulcros, meticulosos, aseados, amantes del mar y de la naturaleza, laboriosos, modestos, lógicos, previsivos y prácticos.  Son hipercríticos, quisquillosos, exigentes, remilgados, hipocondríacos, escépticos, incrédulos, tacaños, con un fuerte complejo de inferioridad, inhibidos   y poco afectuosos.

Por representar al mar, fuente fundamental de la vida., se dice que el santo nació de ella, el caracol nació del mar y fue el primero que habló y le dijo a las criaturas lo que tenía que hacer.  Fue mujer de Babalú Ayé, de Agayú, de Orula y de Oggún.  Le gusta cazar, manejar el machete.  Es indomable y astuta.  Su nombre no debe ser pronunciado por quien la tiene asentada, sin antes tocar la tierra con las yemas de los dedos y besar en ellos la huella del polvo. 

Sus atributos y herramientas son:

El Sol (oru)
Luna llena (ochu)
Ancla (dakoduro)
Salvavidas (yika)
Bote (alami)
Siete aros (bopa)
Llave (chilehku)
Siete aros de plata

Estos objetos elaborados en plata, acero, lata o plomo. 

Iruke (rabo de caballo con mango) adornado con cuentas azules y blancas.

Usa un manto de burato ricamente adornado.  Agogó (campanilla), que se utiliza para saludar y para que preste atención cuando se  habla con ella. 

Abanico con varillaje de nácar y oro, adornado con cuentas y caracoles.

Los agbebe (abanicos redondos hechos de pencas de guano adornado con plumas de pavo real, caracoles y cascabeles).

Todos estos atributos son adornados con patos, peces, redes, estrellas, caballitos de mar, conchas y, en miniatura, todo lo relativo al mar.  Siempre llevan cuentas azules y blancas alternas.

Los collares de esta orisha son de siete cuentas de cristal transparente, llamadas de agua y azules.  En Yemayá Ocute son de agua ultramarina.  En Yemayá Ayabá o Asabo, azul pálido y agua.  Yemayá Asesú, azul oscuro y perlas opalinas o cuentas de jabón

Usa una bata con serpentinas azules y blancas, símbolo del mar y la espuma, especie de ancho cinto de tela y un peto de forma romboidal sobre el ombligo.

Las flores son de agua y violeta.

El perfume es la verbena.

Yemayá es amiga de la buena compañía y del lucimiento.  Aunque  es madre virtuosa y sabia, también es alegre y sandunguera.  Cuando se sube, ríe a carcajadas y da vueltas como las olas y gira como los remolinos del océano.  Unas veces bracea como nadando, otras representa una zambullida para sacar caracoles, algas y peces para sus hijos.  En otras ocasiones parece remar hasta la hipotética orilla donde siempre la espera Oshún.  Sus danzas comienzan con suaves ondulaciones, como las aguas que agita blandamente al soplo de la brisa, pero pronto se encaracola y va aumentando en intensidad, como un oleaje que se enfurece.

Aflicciones de las que protege:
 
Las relativas al vientre de la persona a las que impliquen daño o muerte a través del agua, dulce o salada, lluvia o humedad.

Sus animales son el carnero, gallo, paloma, guineo, jicotea, pato, gallina, loro, ganso, codorniz.  Para Yemayá. Asesú el cerdo con una ceremonia muy cuidadosa. Yemayá Ocuté no come pato.  Yemayá llama sus chicharrones a las cucarachas. Le gusta comer pescado. De los peces prefiere la guabina, la anguila, el pargo, la rabirrubia, la cabrilla, el serrucho, el lenguado, la aguja, la cherna, el emperador y otros. 

Las comidas de Yemayá son el Oshinchin (guiso de camarones, alcaparras, huevos duros, acelga y tomate), ekó (tamal de maíz que se tiene todo el día en remojo, se muele en un pilón y se cocina batiéndolo en una cazuela sin grasa y sin sal, se le da forma de pirámide y se envuelve en hojas frescas de plátano, olelé (se ponen en remojo frijoles carita, se pasan por un guayo para quitarles la cáscara, se hacen una pasta y se le echa sal, se pican ajos y cebollas añadiendo pedacitos de jengibre a la  masa, se pone en manteca caliente una bolsita de bija, y cuando hierve, se vierte sobre la masa de frijoles que antes se había batido bien, se preparan moldes de papel y se rellenan con esta pasta), quimbombó con bolas de plátano verde o ñame, frijoles negros cocinados sin caldo y sin maíz, palanquetas de gofio con melado, coco quemado, cuatro pescadores enteros en un plato blanco con rayas azules, melado, corojo y cascarilla, berro, lechuga, escarola, acelga y chayote.  Cuando está enojado se le pone berro, lechuga, chayote y verdolaga, también para refrescar su otá.  

Su fruta predilecta es el melón  de agua, aunque también piñas, papayas, uvas, peras de agua, manzanas, plátanos y naranjas.  Se acostumbra brindarle en jícaras el agua y melado.  

Hierbas: Cucaracha, chinzosa, verdolaga, flor de agua, hierba fina, añil, anamú, alga marina, albahaca, ají chileno, chayote, grama, hierba florida, esponjas, coralina, majagua, tilo, agua salada, flor de loto, canutillo, cañamazo amargo, culantro, chayote, flor de agua, genciana del la tierra, jagua, palo cochino, palo verraco, réseda, romero, verbena, verdolaga, violeta, hierba buena, yaba y hierba mora.

Ornamentos: Maraca, 7 manillas, remos, ancla, timón de barco, algas, corales, abanico con plumas de pato o de pavo real.

Retorno al menú área restringida 

Retorno a la página principal

 

 
Enviar correo electrónico a  oraculos@hotmail.com  con preguntas  o comentarios sobre este sitio.                              Web master:  A. de J.  Martínez (Oshúnlayó). Copyright © 2003.   Agregar a tus favoritos. Esta información tiene el único fin de informar. No tome acción alguna o deje de tomarla sobre la base de este contenido.