Make your own free website on Tripod.com

 

Diccionario Botánico de Osaín                           

 

SEGUNDO ODU ODÍ

 

No sea temático, reiterativo. Reconozca los límites. No se confíe de su suerte ni abuse de su fortaleza. La actitud exagerada pone en peligro su vida. De continuar haciendo lo que hace caerá en lo mismo que cayeron los que actuaron como usted. En la repetición de la acción aumentan los riesgos, se incrementan las probabilidades de cometer un error que de lugar a un suceso inesperado. Recuerde que al aumentar la frecuencia también aumentan los riesgos.

Abandone el exceso que está cometiendo. Batalle contra esa manía. Trate de entretenerse en otra cosa y evite ese pensamiento incesante que lo domina. Su insistencia en mantener esa opinión, conducta o decisión a pesar de cualquier razón en contra y sin fundamento lo convierte en una persona rutinaria, en un esclavo. La rutina crea hábitos, el hábito se convierte en adicción y la adicción en vicio y los vicios son perjudiciales para la salud, para la vida. Evite depender de algo o de alguien. Rompa esas ataduras mentales, luche contra ese estado de ánimo que lo somete. Defienda su libertad.

No tema a la soledad. Usted, como todo el mundo, al momento de nacer lo hizo solo, no respira con los pulmones de nadie, ni vive a expensas del latido del corazón de otro. Si alguien le abandona podrá seguir viviendo. Es preferible estar solo que mal acompañado. Esas compañías que hay que comprar duran hasta tanto se puedan pagar. El sexo se puede negociar, pero el cariño o afecto no tienen precio, al pretender comprarlo correremos el riesgo de perderlo. Controle la satisfacción de esos placeres.

Evite por todos los medios ese enamoramiento excesivo e idealizado que siente por esa persona a quien ama y aún más si no tiene vínculos con ella o si la misma no sabe que usted le ama. Conozca primero a su semejante y luego entréguese a ellos. 

Contrólese, no se deslumbre con la primera impresión que obtenga de otra persona ni trate de deslumbrarlos a ellos. Los juicios precipitados son inconvenientes, a la larga perjudican. No permita que su corazón le gane a la razón. Escoja muy bien a su amante, amigo o socio. Recuerde el dicho: "dime con quien andas y te diré quien eres", "el que solo la hace solo la paga", "más vale un mal conocido que un bueno por conocer".

Calme esos bríos sexuales, la agudización del pensamiento sexual. Su erotismo lo conducirá a situaciones altamente peligrosas, como: infidelidades, desvío del sentido moral y la preferencia sexual, incesto, aberración, promiscuidad, clímax morboso y a sufrir las consecuencias de tan serios deslices.

Evítese problemas innecesarios. No sirva de eco a lo que escucha. Recuerde que el eco es la repetición del sonido original de forma leve, confusa y por tanto es falso. Recuerde que la ley castiga la mentira. 

No de lugar al comentario. El comentario es la conversación sobre personas o sucesos, generalmente, con algo de murmuración y la murmuración consiste en hablar en perjuicio de alguien. 

No se busque enemigos. Trate de ser auténtico y leal. La legalidad de sus cosas le garantiza una existencia segura y libre. La mentira, la trampa, los vicios e inmoralidades nos hacen caer en manos de la justicia social o divina.

 

Averigua

 

Enviar correo electrónico a  oraculos@hotmail.com  con preguntas  o comentarios sobre este sitio.                              Web master:  A. de J.  Martínez (Oshúnlayó). Copyright © 2003.   Agregar a tus favoritos. Esta información tiene el único fin de informar. No tome acción alguna o deje de tomarla sobre la base de este contenido.